El nuevo Proyecto

De Quásar y Ultramarinos de Lucas

Nace a partir de la historia de Ramón Megoya Cerca, abuelo de Mónica González Megoya, directora y actriz de Quásar. Este hombre, un exiliado más de la Guerra Civil española, ha sido el punto de partida para investigar y ahondar en la intangible memoria colectiva a partir de los silencios que generó su ausencia, y de todas las preguntas sin respuesta que aún nos hacemos como ciudadanía. La investigación nos ha llevado hasta los campos de concentración franceses en Argelia y hemos descubierto un inmenso vacío: un país y un relato completamente olvidado por la historia.

En nuestra investigación contamos con el apoyo y asesoramiento de historiadores, colectivos y Asociaciones de Memoria Histórica

A partir de todo el trabajo y la información obtenida, estamos elaborando cuatro creaciones interdependientes:

-VOZ 1

Una pieza escénica con una dramaturgia propia, creada a partir de las huellas que nos ha dejado Ramón. Nos planteamos una reflexión colectiva que intentará acercarse al por qué del silencio de un país entero; y lo crearemos desde la investigación realizada sobre el exilio republicano y el éxodo que tuvo lugar desde el levante español hasta Argelia.

-VOZ 2

Encuentros y conferencias en Institutos, espacios culturales y librerías donde abordaremos el tema del exilio en la Guerra Civil.

-VOZ 3

Un libro sobre la historia de Ramón Megoya, similar a la de miles de personas exiliadas y refugiadas del mundo, será editado con ilustraciones originales, creadas por Carlos Abacal, artista plástico y diseñador, tomando como inspiración el extenso banco de imágenes encontradas sobre el exilio, centrándonos, esencialmente, en el éxodo masivo que tuvo lugar por barco desde el puerto de alicante, y en los campos de concentración argelinos.

-VOZ 4

Un vídeo documental sobre el proceso artístico y la creación, para ser distribuido en Centros Educativos.

 

Mi sed no se ha calmado. Mi sed no se calma. No espero saciarme. La deuda es tan grande que… Tengo sed de la buena. Nunca se acaba la búsqueda. Es una vida entera, muchas vidas enteras. Había que hacerlo, yo debía hacerlo: tirar del hilo, sigo tirando del hilo. Tantos otros ahora tiran de sus propios hilos, los hilos de la historia. Es una sed contagiosa. Tengo sed, pero de la buena. ¿Cómo llenar el vacío de una primera pregunta que me hice hace muchísimo tiempo? Ahora lamento tanto tiempo perdido. Nos vamos muriendo y se acaban los testigos. Hay cosas que ya no sabré jamás. Sé muy poco. Y sin embargo ya no sé qué preguntar. Se puede y se debe recordar. Tengo sed, soy sed. Yo también tengo sed.

By |2020-10-28T15:34:52+01:00octubre 11th, 2020|Nuevo espectáculo|0 Comments